Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
A Miguel Hernández en el centenario de su muerte.                  

              
Duerme guerrero,
que ya no hay guerra,
que ya no habrá más hambre
ni más pobreza.
 
Duerme tranquilo,
porque con tus palabras
les has vencido.
 
Vuela poeta,
que ya no existen rejas
que te detengan.
 
Y si te atacan,
defiéndete con risas,
no con espadas.
 
Sé siempre un niño,
no temas a los hombres
ni al enemigo.
 
¡Ay! quién pudiera
ser tu amiga del alma;
Tu compañera.
 
                                   Maite García-Nieto