Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
 

Título original: Captains courageous
Año: 1937  
Duración: 116 min.
País: EE.UU.
Director: Victor Fleming
Guión: John Lee Mahin, Marc Connelly, Dale Van Every. Basado en la novela de Rudyard Kipling publicada en 1897
Música: Franz Waxman
Fotografía y montaje: Harold Rosson (B&W)
Reparto: Spencer Tracy, Freddie Bartholomew, Lionel Barrymore, Melvyn Douglas, Mickey Rooney, John Carradine, Walter Kingsford, Tommy Bupp, Leo G. Carroll, Charles Trowbridge...
Productora: Metro Goldwyn Mayer
Premios:
Oscar 1937:
Mejor actor
Nominaciones al Oscar: Mejor guión, mejor película
Género: Aventuras
 
 
Sinopsis:
Harvey Cheyne
, un niño rico y malcriado cae al mar desde el lujoso crucero donde viajaba, siendo recogido por un barco pesquero, donde tendrá que trabajar como todos. En compañía de la tripulación, en especial de Manuel, un marinero portugués que lo acoje como un padre, el chico descubrirá el valor del trabajo duro y la amistad verdadera.
 
 
 
Comentarios:
Una soberbia adaptación cinematográfica del clásico de Rudyard Kipling dirigida por Victor Fleming. La interpretación de Spencer Tracy es probablemente la más brillante y llena de fuerza de su carrera. Con su magnífica fotografía y un reparto lleno de estrellas, la película es quizá la historia más hermosa sobre el mar jamás filmada, una película preciosa en todos sus detalles desde el comienzo hasta el triste final, una historia repleta de enseñanzas morales donde el concepto de bondad está aplicado al ser humano en toda su amplitud. La actuación del pequeño actor Freddie Bartholomew es todo un prodigio de lo que significa la palabra interpretación aplicada al mundo del cine, un chico capaz de transmitir al espectador emociones y sentimientos. Y como telón de fondo a este genial contenido encontramos la unión del mar y los hombres, su esencia, su forma de vida, su evolución y melancolía, todo en pleno apogeo en los momentos finales de una película que rebosa autenticidad.“Capitanes Intrépidos” es un clásico, una de esas películas que se convierten en favoritas una vez vista, pues siempre vuelves a ese mar, aunque sea para llorar.
 
 
Curiosidades:
Waxman
cometió un error con una de las melodías, que basó en una popular canción tradicional catalana y que aplicó en la figura del protagonista. Esa canción se llama "El noi de la mare" ("El hijo de la madre"), pero Waxman la debió confundir -probablemente por su título en francés- por "El noi del mar" ("El hijo del mar") y por ello la consideró adecuada para la película.