Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
 
Título original: Dead Poets Society
Año: 1989  
Duración: 124 min.
Pais: EE.UU. 
Director: Peter Weir
Reparto: Robin Williams, Robert Sean Leonard, Ethan Hawke, Josh Charles, Dylan Kussman, Gale Hansen, James Waterson, Allelon Ruggiero, Lara Flynn Boyle
Guión: Tom Schulman. Basado en la novela de N. H. Kleinbaum
Música: Maurice Jarre
Fotografía y Montaje: John Seale
Producción: Touchstone Pictures / Silver Screen Partners IV
Premios:
Oscar 1989:
Mejor guión original
Otras 3 nominaciones : Mejor película, director y actor
Género: Drama
 
 
Sinopsis:
En 1959 da comienzo un nuevo curso en la prestigiosa Academia Welton, conservadora del estilo de educación victoriana, y cuyos estudiantes pertenecen a la más exquisita sociedad y lo hacen con el único fin de triunfar en el futuro. Siete de esos chicos vivirán una experiencia sin igual al conocer al nuevo profesor de literatura inglesa, John Keating, antiguo alumno del centro. Desafiando a las conservadoras autoridades escolares y a los severos e hipócritas padres, Keating transmitirá con sus enseñanzas la inspiración necesaria para convertir sus vidas en algo extraordinario, buscar nuevos horizontes y realizar sus sueños y pasiones más allá de los estrictos planes de estudio de Welton. Para ello, rescatan del olvido una vieja tradición escolar, ’El club de los poetas muertos’, con el que descubrirán la poesía, el significado de "Carpe Diem" -aprovechar el momento- y la importancia de perseguir los sueños.
 
 
Comentarios:
El Club de los Poetas Muertos
es un canto a la poesía, el romanticismo y la alegría de vivir. Se basa en un estilo profundo y preciosista de hacer cine, que ya parecía definitivamente enterrado. El guión, obra de Tom Schulman, se aleja de la comercialidad imperante y forja una narración bellísima y plagada de guiños literarios y poéticos, en una clara vuelta al cine con mayúsculas. Principalmente, la película versa sobre la importancia de intentar llevar a cabo nuestras inquetudes, tengan a priori muchas o pocas posibilidades de acabar en éxito. La cuestión es realizarnos personalmente, sin presiones de ningún tipo.
 
 
Es el brillo del espíritu contra la mera productividad, la belleza de la diversidad contra la gris uniformidad. Una película simple pero conmovedora, sociológica donde las haya, la película arrasó en todo el mundo. Robin William protagoniza de manera magistral esta bella película. Reseñable la fotografía y la ambientación a destacar la banda sonora original de Maurice Jarre. Para el recuerdo esa frase ya mítica de la historia del cine: ¡Oh, capitán, mi capitán!
Una de las películas más especiales y extraordinarias que he visto.
 
   
 
Citas:
"
el día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente casa instante, lo que no significa alocadamente, sono mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito sel otro, examinándote de la asignatura fundamental: el Amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida".