Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
 
 
Título original: Bridget Jones's Diary
Año: 2001
País: EE.UU.
Duración: 97 min.
Directora: Sharon Maguire
Reparto: Renée Zellweger, Colin Firth, Hugh Grant, Jim Broadbent, Honor Blackman, Gemma Jones, Sally Phillips.
Guión: Helen Fielding, Andrew Davies, Richard Curtis. Basado en la novela de Helen Fielding
Fotografía: Stuart Dryburgh
Montaje: Martin Walsh
Productora: Miramax Films / Universal Pictures
Producción: Tim Bevan, Jonathan Cavendish y Eric Fellner
Música: Patrick Doyle
Género: Comedia Romántica
 
 
Sinopsis:
Bridget Jones
es una una mujer británica, soltera, que con treinta y dos años se encuentra en un período de inflexión en su vida, convencida de que todo el mundo se lo monta bien menos ella. Tiene pocas ambiciones: una preocupación obstinada con su peso, un deseo insatisfecho de dejar de fumar y encontrar al hombre de su vida que la aparte de su solitaria existencia. Pero parece una meta imposible, Su vida sentimental esta en perpetua crisis. Así que, como propósito de Año Nuevo, Bridget decide empezar a controlar su vida y empezar a escribir su diario. Aunque sus amigos Judi, Shanon y Tom le prestan gentilmente todo tipo de consejos en contra, Bridget se encuentra pronto dividida entre dos hombres. Por un lado, su jefe Daniel Cleaver, al que ella ve como el compañero perfecto, encantador y sexy pero peligroso, y un viejo amigo de la familia, Mark Darcy, que parece en un principio reservado y aburrido pero que acaba revelando su verdadera personalidad.
 
Comentarios:
Adaptación del homónimo popular best seller de la escritora Helen Fielding, todo un merecido éxito de taquilla, cuya principal estimación se aposenta en la estupenda valía interpretativa de la tejana Renée Zellweger. Su elección como protagonista obtuvo una contestación negativa en Inglaterra por parte de las y los amantes del libro, que deseaban una muchacha británica para el papel. Al final, no pudo ser más acertada, pues es la rubia Renée la que aporta consistencia al film. Hugh Grant, con sus habituales tics y sonrisas compone un muy aceptable personaje de rasgos altamente seductores, lo que le aleja de sus típicos caracteres románticos y melosos y Colin Firth, que con las características psicológicas de su papel, está excesivamente desaborido en su actuación, son los dos protagonistas masculinos que acompañan a Renée en esta fresca comedia romántica que estima el valor de la complacencia con uno mismo, sea como sea.
Aunque algunas escenas necesitarían mayor dinamismo, agudeza, chispa y diálogos mejor trabajados, la película no hubiera sido el mismo sin su magnifica directora debutante Sharon Maguire, la cual no sólo demostró tener la capacidad de organizar y dirigir a sus actores, sino de tener más talento que otros directores de Hollywood. En la vida hay miles de situaciones para las que uno no está preparado, hay miles de razones para sentirse mal con uno mismo. Cabe la posibilidad de preocuparse, o aprender de Bridget, y reirse de uno mismo.