Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

                                 
Título original: First Knight
Año: 1995 
Pais: EE.UU 
Duración: 130 min.
Director: Jerry Zucker
Guión: William Nicholson
Música: Jerry Goldsmith
Fotografía: Adam Greenberg
Reparto: Julia Ormond, Richard Gere, Sean Connery, Ben Cross, Liam Cunningham, John Gielgud, Colin McCormack, Christopher Villiers, Valentine Pelka
Productora: Columbia Pictures
GÉNERO: Aventuras. Romance. Edad Media
 
 
             
 
Sinopsis:
 
Amor, honor, traición y pasión, en el Reino de Camelot. Lady Ginebra va a contraer matrimonio con el rey Arturo. Dos son las razones que le mueven a ello: el respeto y admiración que siente por él y la protección que puede ofrecer a su reino, Leonesse. Por azar del destino, se cruza en su camino el apuesto caballero Lanzarote, recién llegado a Camelot. Surge de inmediato el amor entre ellos, colocando a Ginebra en la tesitura de elegir entre casarse con el rey o seguir los dictados de su corazón y amar a Lanzarote.
 
         
 
Comentarios:
Jerry Zucker
(Ghost) lleva a cabo una vigorosa puesta en escena, de gran agilidad narrativa, que casi siempre está a la altura del espléndido guión de William Nicholson. Si no fuera por ciertas debilidades en algunos pasajes —sobre todo en la resolución— hubiera conseguido todo un clásico del mejor género de aventuras. En cualquier caso, aprovecha muy bien una labor de producción sobresaliente —la ambientación, el vestuario y los efectos especiales son espléndidos—, así como la bellísima fotografía de Adam Greenberg y la partitura musical, absolutamente cautivadora, del veterano Jerry Goldsmith. De este modo, los numerosos duelos de espada y pasajes bélicos tienen un enorme aliento épico, hasta alcanzar el culmen en la magistral batalla nocturna.
Da vida a todo este despliegue un reparto de lujo, encabezado por un sensacional Sean Connery, que vuelve a demostrar su amplitud de recursos. Más limitada resulta la interpretación de Richard Gere, que peca a veces de excesiva sofisticación. La gran sorpresa es Julia Ormond, cuya solidísima y matizada caracterización confirma que puede convertirse en una de las mejores actrices actuales.