Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

                                     
 TITULO ORIGINAL: Fanny och Alexander
AÑO: 1982
DURACIÓN: 197 min.
PAÍS: Suecia
DIRECTOR: Ingmar Bergman
GUIÓN: Ingmar Bergman
MUSICA: Daniel Bell (Schumman )
FOTOGRAFÍA: Sven Nykvist
REPARTO: Gunn Walgren, Ewa Froeling, Jarl Kulle, Erland Josephson, Allan Edwall, Boerje Ahlstedt, Mona Malm, Gunnar Björnstrand, Jan Malmsjoe, Mats Gergman, Bertil Guve
PRODUCTORA: Coprod. Suecia-Francia-Alemania; Svenska Filminstitutet / Sveriges
TV1 / Personafilm / Gaumont
 4 Oscar: mejor película extranjera, fotografía, dirección artística, vestuario
                               __________________________________
 
Fanny y Alexander fue concebida como un serial televisivo, y su verdadero valor se vislumbra en el disfrute de su versión extendida, película de la que Bergman se siente realmente responsable. Esta obra para televisión, estrenada como se ha dicho un año más tarde, constaba de cuatro episodios de diferente duración, siendo la total de más de cinco horas. Se trataba pues de una gran superproducción para la que se habían rodado más de veinticinco horas de material con el que la montadora Sylvia Ingemarsson tuvo que batallar durante la postproducción para obtener las "escasas" tres horas finales de la versión cinematográfica.
 
                                    
Sinopsis :
 
Fanny y Alexander es la historia de una gran familia en una pequeña ciudad sueca a comienzos de siglo. Los personajes principales son dos niños, que comparten una vida feliz y cálida en el hogar de sus padres. Hasta que su madre viuda acepta a un pastor protestante en nuevo matrimonio, y aquí la vida de Fanny y Alexander, cambia dramáticamente
.La película se convierte en un duelo entre el oscurantismo y la iluminación, un tema bergmaniano desde siempre. Las escenas en la casa del obispo evocan la obra de Dickens, la situación de la niñez humillada. Pero para Bergman, niño y artista son equivalentes. El mundo del arte no tiene cabida en el círculo de intolerancia, traición y humillación que están encarnados en la residencia episcopal.
 
  
 
 Enlaces: