Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
 
Título original: Fatale - Damage
Año: 1992
País: Francia, Reino Unido
Duración: 105 min.
Director: Louis Malle
Reparto: Jeremy Irons, Juliette Binoche, Miranda Richardson, Rupert Graves, Leslie Caron...
Productor: Louis Malle, Vincent Malle, Simon Relph
Guión: David Hare. Basado en la novela de Josephine Hart
Musica: Zbigniew Preisner 
Fotografía y Montaje: Peter Biziou 
Género: Drama
Premios: Nominada al Oscar, Cesar y Globo de Oro
 
                          
 
Sinopsis:
Peligrosa aventura de amor y sexo que viven un hombre maduro y la prometida de su hijo. A punto de cumplir 50 años, a Stephen Fleming la vida no le da ningún miedo. Es un respetado diputado conservador, miembro del Parlamento, al que el primer ministro ha elegido para un alto cargo ministerial. Sin embargo, no sospecha en la tormenta en la que se va a ver metido cuando conoce a Ana en una fiesta en la Embajada y se enamora apasionadamente de ella, la prometida de su hijo. Inmersos en una relación obsesiva, los amantes inician una serie de encuentros furtivos, debatiéndose entre una pasión irracional y el sentimiento de culpabilidad. Poco a poco, la pasión puede con los convencionalismos. El Dr. Fleming está dispuesto a abandonarlo todo por Anna, aunque ella opta por continuar las dos relaciones. Cuando los amantes son descubiertos, la tragedia se desencadena.
 
                       
 
 

 
Comentarios:
Con Herida, Louis Malle fue tildado de escandaloso por su franqueza al mostrar una relación sexual. Herida analiza desde el punto de vista psicológico un interesante caso de mujer fatal. El personaje de Ana no es la típica vampiresa de cine negro, aunque guarda bastante semejanza con muchas de ellas. En realidad el mal que inflinge a los que la rodean no proviene de su intención expresa, sino que más bien podría decirse que las características adversas de su experiencia vital la empujan involuntariamente a hacer sufrir a sus semejantes, y muy especialmente a los hombres. En este caso el tema se complica, puesto que esta mujer actúa simultáneamente sobre dos representantes del sexo opuesto, formándose un curioso triángulo amoroso anómalo del cual uno de los vértices ha de sucumbir necesariamente para que el otro sobreviva. Es el tradicional enfrentamiento dialéctico muerte-vida, juventud-madurez, bien-mal de tantas narraciones trágicas a lo largo de la historia de la humanidad.
Especialmente de destacar es la soberbia interpretación de todo el elenco de actores y actrices, tanto protagonistas como secundarios, encabezados todos ellos por un sensacional Jeromy Irons, uno de los pocos actores de hoy en día capaces de comunicar esa sensación de angustia contenida y mal disimulada que él mantiene sin fisuras a lo largo de toda la cinta, y una juvenil y maravillosa Juliette Binoche.