Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 

I

 

Veo tu imagen

en líquidos espejos

moverse apenas,

pausa sobre pausa.

 

Una vez más,

las letras se confunden

en mis dedos

hambrientos por tocarte.

 

Tus ojos me acarician

sin rozarme;

quiero escapar,

pero tú no me dejas.

 

Y acabamos uniendo

nuestro cuerpo

en un punto inconcreto

del espacio.