Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 

Haremos nuestra casa sobre una jacaranda;

Y en esos días tristes

que nos sintamos solos,

miraremos sus flores inmensamente azules

como un cielo de agosto.

 

Y en invierno, de noche,

cuando caigan sus hojas y parezca

que todo nos da miedo,

nos amaremos bajo su maternal mirada.

 

y me dirás, no temas,

 renacerá todo de nuevo.  

Florecerán las flores azules que perdimos

con cada primavera.