Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
 
Título original: Die unendliche Geschichte - The Neverending Story
Año: 1984  
Duración: 94 min.
País: Alemania 
Director: Wolfgang Petersen
Guión: Wolfgang Petersen y Herman Weigel. Basado en la novela de Michael Ende
Música:   Klaus Doldinger
Fotografía: Jost Vacano
Reparto: Barret Oliver, Noah Hathaway, Moses Gunn, Tami Stronach, Patricia Hayes, Sydney Bromley
Productora: Neue Constantin Film / Bavaria Film / WDR. Distribuida por Warner Bros.
Género: Fantástico. Infantil

       


Sinopsis:
Bastian
(Baltasar Bux) es un niño de once años que descubre en una antigua librería un libro titulado “La Historia Interminable” que tiene poderes mágicos y relata la paulatina destrucción del Reino de Fantasía. Escondido en el desván de su colegio, Bastian lo devora durante las horas de clase. Esa magia hace que el mismo Bastian se convierta en un héroe de esa historia que parece no terminarse nunca, en la que se unirá a Atreyu, otro niño, con el objetivo de salvar al mundo de Fantasía, amenazado por el devorador avance de una especie de ”Nada” misteriosa que intenta destruir el, su joven emperatriz y a todas las criaturas que lo habitan. La salvación de Fantasía depende de que consiga entrar dentro del libro...
 

 
 

 Comentarios:
Dirigida por el alemán afincado en EEUU, Wolfgan Petersen. Aunque la película varía bastante de la historia original es de las mejores películas infantiles, preciosa en todos los sentidos. Podría considerarse un clásico en cuanto a película infantil se refiere, de lo mejor que podemos encontrar pero a poco que un adulto preste atención podrá darse cuenta que no sólo es para niños porque todos los adultos conocemos o podemos reconocer como momentos a los que la vida nos enfrenta. Ejemplo el caballo de Atreyu que se hunde en "El pantano de la tristeza", la importantísima consulta a Morla entrañable personaje al que da gusto mirar y volver a hacerlo más veces, impresionante con sus respuestas que parecen ser algo frustrantes y sin embargo no es más que un simple símbolo de que no hay respuestas mágicas en la vida, ni todo se resuelve preguntando a un supuesto ser que es el que más sabe.
 

Curiosidades:
Uno de los caballos utilizados para dar vida a Artax casi pisa a Noah Hathaway. No volvieron a utilizar ese mismo caballo durante las demás secuencias.

La segunda parte de la película utiliza distintos actores, y distintos decorados. Sin embargo, es curioso saber que la cocina en la que se desarrollan escenas de ambas películas es exactamente la misma, y no es un decorado, se trata de una cocina que existe o exisitió en realidad.

El papel de la emperatriz infantil iba destinado en su origen a la hija mayor de Mick Jagger.

Al autor del libro original, Michael Ende no le gustó en absoluto la versión cinematográfica de su historia y rechazó poner su nombre en los créditos iniciales. Solo un pequeño crédito aparece al final con su nombre.