Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
                                 
 
 
Título original: La nuit américaine
Año: 1973
Duración: 115 min.
Dirección: François Truffaut
Reparto: Jacqueline Bisset, Valentina Cortese, Jean-Pierre Léaud, Dani, Alexandra Stewart, Jean-Pierre Aumont...
Guión: François Truffaut, Jean-Louis Richard, Suzanne Schiffman
Música: Georges Delerue.
Fotografía: Pierre-William Glenn.
Decorados: Damien Lanfranchi.
Montaje: Yann Dedet, Martine Barraqué.
Premios:
Oscar 1973 - Mejor película extranjera
Nominaciones: Mejor guión original, mejor actriz de reparto, mejor director
 
       
Sinopsis:
Ferrand
y su grupo de trabajo rueda el film "Je vous présente Pamela" en el sur de Francia. Los problemas y tensiones que surgen durante la filmación acaban sobrepasando a los de la propia ficción, donde la principal protagonista recae en una depresión de la que acaba de salir recientemente, un temperalmental y romantico actor padece un amor violento, las viejas estrellas olvidan entre alcohol sus diálogos o un inocente gato es incapaz de beberse un poco de leche mientras el director trata de mantener en pié una película cuyas circunstancias van de mal en peor.
 
                        

Comentarios:
Para un director que admitió preferir las películas y las novelas a la vida misma, el hecho de contraponer estas dos dimensiones en su terreno más directo supone una interesente aproximación del problema. En un momento de la película, ante la indecisión de uno de los actores de abandonarlo todo por un amor tambaleante, Truffaut pone en boca de Jacqueline Bisset lo siguiente: "...Las películas son más armoniosas que la vida, Alphonse. No hay atascos en los films, no hay tiempos muertos. Las películas avanzan como los trenes, ¿lo comprendes?, igual que los trenes en la noche. Las gentes como tú, como yo, estamos hechas para ser felices en el trabajo... en nuestro trabajo de cine".
Un maravilloso homenaje a lo que supone el arte, riesgo y sacrificio que es hacer películas. El propio Truffaut interpreta al director de la película de dentro, y en las dos horas que asistimos a los entresijos de ese rodaje descubrimos infinidad de historias personales sobre esos hombres y mujeres que forman parte de un proyecto tan complejo. La noche americana es una película sin fronteras se mire por donde se mire, sin nacionalidad ni patria, es un tesoro de toda la cinefilia. La inolvidable música se asocia desde entonces a ese género llamado "cine dentro del cine", y se queda en la memoria del espectador, que acaba de ver la película sintiendo que ama más este maravilloso 7º arte.