Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

                                  

La strada
Año:
1954
Pais: Italia
Duración: 94 min.
Dirección: Federico Fellini
Reparto: Giulietta Masina, Anthony Quinn, Richard Basehart, Aldo Silvani, Marcella Rovere
Guión: Federico Fellini, Tullio Pinelli, con la collaborazione di Ennio Flaiano
Fotografía: Otello Martinelli
Música: Nino Rota
Montaje: Leo Catozzo
Producción: Dino De Laurentiis, Carlo Ponti
Género: Drama
Premios:
Oscar 1956 a la mejor película extranjera
León de Plata en el Festival de Venecia de 1954
 
                   


Sinopsis:
Recorriendo el mundo con su espectáculo, el vigoroso Zampanó conoce por casualidad a una pobre y numerosa familia campesina, que le vende por poco dinero a la graciosa Gelsomina. Violento y posesivo, Zampanó obliga a la chica a acompañarlo en sus actuaciones, en las cuales la ridiculiza sin escrúpulos mientras él parte cadenas ante un público incrédulo. Gelsomina, tímida e ingenua, no reacciona a los malos tratos de este hombre grosero y brutal. En una de sus paradas, entran a trabajar en un circo donde la joven hace amistad con el Loco de la compañía, cuya sincera benevolencia le devuelve la confianza en sí misma y la convence de apelar a la belleza de su ánimo, lo único que puede vencer la prepotencia de su amo e incluso rescatarlo de su ignorancia, pese a lo cual Gelsomina demostrará su fidelidad a Zampanó hasta los límites de su voluntad pero éste, al descubrir el tierno entendimiento entre los dos, estalla en un ataque de celos. Fuera de sí, arremete contra el Loco, lo mata y tira el cuerpo bajo las ruedas de un tren. Gelsomina, que ha presenciado el crimen, se encierra en un dolor lacerante que la arrastra lentamente hacia la locura.

                      

Comentarios:
La Strada es una "road-movie" en toda regla desde el mismo título: La carretera. Zampanó, roto anímicamente, arrasado por la conciencia que ha tomado de sí mismo, desolado en su dolor y su amargura, rompe a gritar y a llorar frente a un mar que le mira, y que no dice nada más que viento, ese sonido que tanto le gustaba a Fellini.
Con una música prodigiosa de Nino Rota y una fotografía extraordinaria de Otello Martelli, Fellini nos cuenta una preciosa historia sobre la vida de unos pintorescos personajes dedicados al mundo del circo ambulante. Con una Giulietta Masina dando vida a esa dulce y tierna Gelsomina y un fenomenal Anthony Quinn en un Zampanó forzudo y agresivo. En fín, una maravilla de película como es habitual en Fellini, un auténtico fresco humano. Obra maestra, una de las indiscutibles obras cumbres de Fellini. La película da una interesante vuelta de tuerca al neorrealismo italiano inaugurado por Vittorio de Sica y Robertino Rosellini.