Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
Título original: Dangerous liaisons
Año: 1988
País: Reino Unido - EE.UU.
Duración: 119 min.
Director: Stephen Frears
Reparto: Glenn Close, John Malkovich, Michelle Pfeiffer, Swoosie Kurtz, Keanu Reeves, Mildred Natwick, Uma Thurman, Peter Capaldi, Joe Sheridan, Valerie Gogan, Laura Benson...
Guión: Christopher Hampton. Basado en la novela de Choderlos de Laclos
Fotografía: Philippe Rousselot
Música: George Fenton
Productor: Christopher Hampton, Norma Heyman, Hank Moonjean
Premios:
3 Oscar 1988:
Mejor guión adaptado, dirección artística, vestuario.
Nominaciones: Mejor película, actriz, actriz secundaria, banda sonora.
César a la mejor película extranjera
Género: Drama / Romántica
 
 
Sinopsis:
Ambientada en la Francia aristocrática del siglo XVIII, la película muestra los estragos del juego de la seducción llevado al extremo. Una adinerada mujer, la perversa y fascinante Marquesa de Merteuil planea vengarse de su último amante, con la ayuda de ex-amante, el Vizconde de Valmont, hombre engreído y petulante, seductor y vividor, tan amoral y depravado como ella, capaz de seducir a cualquier mujer. Todo comienza con un doble reto propuesto por la Marquesa de Merteuil al Vizconde de Valmont: seducir a una adolescente, la señorita Volanges, antes de su boda y conquistar a Madame de Tourvel, una dama de impecable reputación para abandonarla después.
 
 
Comentarios:
Un gran duelo interpretativo sostiene el texto de Choderlos de Laclos en el que pocas veces el amor, la lujuria y los retos personales se conjugaron tan magistralmente, un viaje embriagador a la esencia y misterio de la atracción entre los sexos. Glenn Close es la mejor, aunque Michelle Pfeiffer esta perfecta interpretando a Tourvel, el papel de su vida, al igual que John Malkovich en una de sus más impresionantes interpretaciones. Unos diálogos que rayan el virtuosismo hacen que ver esta película sea un auténtico placer. No es una comedia, ni tampoco una película romanticona, se trata de un drama de sentimientos, una obra maestra del cine en la que se explora con sumo refinamiento sentimientos y actitudes como la crueldad, los celos, el amor o la soberbia. Nos convertimos en cómplices de la acción al compartir los secretos de los personajes de la novela. El guión, fiel adaptación de ella, es perfecto, con unos dialogos realmente brillantes, como la guerra dialectica entre Close y Malkovich, una impecable puesta en escena, una dirección artística magistral y un vestuario impresionante, con escenas memorables, la seducción de Tourvel y su posterior rechazo, el climax sobre la nieve y el plano final del rostro de la Pfeiffer mientras una monja le cierra los ojos y la escena final de la película con Glenn Close desmaquillándose. Un ejemplo de como se debe realizar una pelicula, una obra de arte que merece la pena ver.