Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
 
Match Point
País:
Reino Unido
Año: 2005
Duración: 123 min
Dirección y guión: Woody Allen
Reparto: Jonathan Rhys Meyers, Matthew Goode, Emily Mortimer, Scarlett Johansson, Brian Cox, Penelope Wilton, James Nesbitt, Alexander Armstrong, John Fortune, Ewen Bremner
Coproducción GB-USA: BBC Films / DreamWorks Pictures - Letty Aronson, Gareth Wiley y Lucy Darwin
Fotografía: Remi Adefarasin
Montaje: Alisa Lepselter
Diseño de producción: Jim Clay
Vestuario: Jill Taylor
Premios:
Nominada
al Oscar: Mejor guión original
Nominada al Globo de Oro Mejor película, mejor director, mejor actriz de reparto, mejor guión
Premios Goya:
Mejor película europea
Género: Drama
 
 
 Sinopsis:
"Match Point"
narra la dramática historia del ascenso en sociedad de un joven y de las terribles consecuencias de su ambición. Chris Wilton, un tenista profesional irlandés retirado, que busca trabajo, y encuentra, como profesor de tenis para personas de la alta sociedad londinense, traba amistad con un multimillonario, que al conocer su afición por la ópera le invita al palco familiar, en donde entrará en contacto con la élite londinense. La hermana de Tom, Chloe, se enamora de Chris, le introduce en la empresa familiar y acabará casándose con él. Paralelamente, conoce en una fiesta a Nola, la compañera Tom, su rico amigo y cuñado, una "femme fatale" extraordinariamente sensual y seductora, por la que sentirá un súbito e irrefrenable deseo y con la que mantendrá una turbia y sórdida relación.  A causa de la distancia irreconciliable entre el amor y el deseo repartido entre dos mujeres, la imposibilidad de mantener la mentira, la culpa y el engaño, y al no hallar una salida, opta por una solución desesperada con un trágico final, del que Tom es el involuntario iniciador.
 
 
 Comentarios:
Woody Allen
se mantiene fiel a los temas que ha tratado a lo largo de sus extensa filmografía y en los que ha alcanzado una maestría inigualable, que se demuestra en la sencillez y sutileza con la que traduce en imágenes los sentimientos ocultos que recorren una pareja, inseguridad, culpa, dudas, sospechas, sobrentendidos. La película tiene una factura clásica y reivindica el papel del azar en las relaciones humanas.
El "leimotiv" de la historia es el siguiente: Si en el transcurso de un partido de tenis la pelota toca la red, puede caer aleatoriamente en nuestro campo o en el contrario. Si sucede lo primero perdemos el punto. Se puede decir que hemos tenido mala suerte. Esta explicación ingenua del azar, cuando se traslada a la vida, adquiere un peso y unas consecuencias inesperadas. La tesis subterránea de "Match Point" es que el azar no existe, que un golpe de suerte termina siendo, sin que nos demos cuenta, la mayor de las desgracias. No es este el único elemento espinoso que aborda la película, temas como la impunidad del crimen o la arbitrariedad de la justicia aparecen en esta película bajo una nueva luz. Se trata de una cinta sutil, más profunda de lo que aparenta.
 

Todo el reparto es superior, aunque descollan los protagonistas. Jonathan Rhys-Meyers y Scalett Johanson, desde su primer encuentro, pleno de tensión sexual, van a establecer una espiral de atracción fatal que culminará en una secuencia erótica, bajo la lluvia y entre las espigas, destinada a convertirse en un objeto de oscuro deseo. Todo contado de una forma perfecta. No sobra un plano, no sobra un coma. Al genio neoyorquino le sobra hasta la suerte. No le hace falta. Como siempre en sus películas, dado su extraordinario oído como músico y su gran cultura musical, hay que concentrarse en la selección operística con que puntúa las secuencias más relevantes.