Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 
Título original: Rain Man
Año: 1988
País: EE.UU.
Duración: 128 min.
Director: Barry Levinson
Reparto: Dustin Hoffman, Tom Cruise, Valeria Golino, Bonnie Hunt, Gerald R. Molen, Jack Murdock, Michel D. Roberts, Ralph Seymour, Lucinda Jenney, Kim Robillard, Beth Grant.
Productora: MGM Studios
Guión: Ronald Bass, Barry Morrow
Fotografía: John Seale
Música: Hans Zimmer
Género: Drama
Premios:
4 Oscar 1988:
Mejor película, director, actor, guión original.
 
                              
Sinopsis:

Charlie Babbitt es un joven que se las arregla por su cuenta desde la adolescencia. Al morir su padre, del que estaba distanciado, descubre que tiene un hermano mayor autista, internado en una clínica psiquiátrica, a quien su progenitor le dejó toda su fortuna. Charlie decide retirar a su hermano de la institución para quedarse con el dinero, pero tendrá que compartir junto a él un largo viaje en el que el joven descubrirá algunas capacidades de su hasta ahora desconocido familiar. 
 
             
      
Comentarios:
Lo que comienza como un viaje prosaico para los hermanos Babbit se convierte en algo más que un mero desplazamiento físico. Se convierte en un viaje de acercamiento entre dos seres diametralmente opuestos, contado por Levinson de una forma absolutamente conmovedora, profunda y con garra.
La película le permitió a Dustin Hoffman ganar su segundo Oscar como mejor actor (el primero fue en 1980 por Kramer contra Kramer) y confirmarlo como uno de los más grandes intérpretes de Hollywood.
La producción estuvo a punto de perecer en su mismo origen. El guión no funcionaba, y empezó a circular de un guionista profesional a otro sin encontrar la forma definitiva. También pasaron por él tres directores poco entusiasmados por el proyecto (entre ellos, Steven Spielberg y Sydney Pollack), hasta que por fin Levinson se hizo con la batuta y le imprimió el empuje que necesitaba (Levinson interpretó también un brevísimo papel, ausente en los créditos, como psicólogo afectado y pomposo). Sin embargo, todos los que intervinieron en esta película reconocieron después que sólo la tenacidad y el empeño de Hoffman consiguieron que la producción llegase hasta el final.
A destacar la música de Hans Zimmer, que en esta película, realiza una de las más logradas bandas que ha compuesto.