Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 

Te has ido y te has llevado
los pájaros contigo.
Te has llevado las risas y los besos,
solo queda la plenitud de tu vacío.

Te has ido, pero tengo
el sabor de tus labios en los míos,
un aroma de rosas en el pelo
y un susurro de voces en mi oído.

Has dejado en el aire tu presencia,
el calor de unas manos enlazadas,
y aun no siento la pena de tu ausencia.

Y me llegan, sin voz, adivinadas,
palabras que no fueron. Y mi vida
tendrá el frescor de nuevas madrugadas