Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 

XII

Yo quiero ser Galiana, la princesa.

Y que beses mis dos hombros desnudos:

uno para la gloria y otro para los hombres.

Los dos son para ti, no tengas miedo.

Quiero bajar de mi palacio

y ser libre en tus brazos.

Enséñame tu idioma y mientras tanto

yo te hablaré mirándote a los ojos.

¡Son tan lejanos nuestros mundos,

y tan distintos nuestros sueños!

Que tendrás que enseñarme poco a poco.

Es difícil luchar contra el destino

pero no te detengas, ¡continúa!

Sabes que en el amor no hay vencedores

ni vencidos,

y que nunca seremos derrotados.

No habrá ayer ni mañana más allá de nosotros.

Sólo los dos latimos

en los brazos del tiempo.