Maite García-Nieto

 
Principal Arriba

 

 

XIX

 

No hace falta que hablemos:

me basta tu mirada

para saber qué piensas.

 

No hace falta que escribas:

tus ojos en mis ojos

me cuentan tus secretos.

 

Me miras y sonríes

y sé que me deseas.

 

Atraviesas con ella

 el cristal de mi cuerpo;

 Haces que me avergüence

y que quiera esconderme. 

 

Pero sigues enfrente,

y bajo la cabeza.

 

¿Qué ves dentro de mí?

Déjame algún secreto;

no quiero que descubras

todo lo que poseo.

 

Cierra un poco los ojos

y déjame mirarte.